Cuidados de la lavanda

La lavanda está ganando rápidamente en popularidad como una planta de jardín o de paisaje, es hermosa, fácil de mantener y además de útil. Vamos a ver una serie de cuidados de la lavanda para que crezca saludablemente. En este articulo vas a aprender acerca del riego, la fertilización, la cosecha y la poda de la planta.

cuidados de la lavanda

Cuidados de la lavanda generales

Riego

Uno de los errores más comunes del cuidado de la planta de lavanda es el excesivo riego. Es difícil para muchas personas darse cuenta de que a esta planta no le gusta que continuamente esten mojando la tierra donde esta creciendo. El suelo debe de estar bien drenado para que no retenga el agua. El riego solo se aportara cuando el suelo este seco, pero antes de que la planta comience a mostrar signos de deshidratación. La frecuencia ideal dependerá de las condiciones de suelo y clima.

Fertilización

Si el suelo tiene una gran cantidad de material en descomposición puede que no necesite fertilizar a tu lavanda. Sin embargo, si el suelo es pobre, la fertilización ayudara al crecimiento de la planta y la posterior floración para obtener una mayor cosecha. Elegir un fertilizante orgánico de liberación lenta es perfecto para la lavanda. El tiempo ideal será fertilizar durante la primavera cuando el nuevo crecimiento es aparente y otra vez a principios de verano durante el período de producción de las flores.

Cosecha

Algunas personas sólo quieren disfrutar de las flores en la planta pero muchos otros cosechan las flores y las yemas para su uso en aromaterapia o para usos medicinales. Algunos querrán cosechar su lavanda para cocinar o incluso para la destilación y asi obtener el aceite esencial de lavanda. El mejor momento de cosecha depende de la variedad de lavanda y del uso que se la quiera dar pero en general la cosecha puede comenzar después de que algunas flores se han abierto. Simplemente coge un puñado de tallos y cortarlos con un cuchillo o con unas fuerte tijeras donde sobresalgan del cuerpo de la planta. Es mejor atar los tallos en paquetes para que el manejo sea mas fácil y así  facilitar el secado colgando boca abajo los paquetes.

Poda

Una de las tareas de los cuidados de la lavanda que mas por alto pasa es la poda. Es importante reducir la planta cada año para mantenerla saludable y mantener su forma. Utilice unas cizallas de jardin o tijeras una vez al año y deje de un tercio o la mitad de la planta. La parte inferior de las ramas se convertirán en leñosas con el tiempo y se debe evitar cortar esa parte de la planta. Lo que funciona mejor es recortar una planta individual en forma de una bola.

Siguiendo estos consejos para el cuidado básico de esta planta aromática la planta vivirá sana y podrás disfrutar muchos años de su planta de lavanda sana y productiva.

Cuidados de la lavanda
Puntúa la página